Despersonalización y Desrealización

¡Alguna vez has sentido que eres el espectador de tu propia vida? ¿Que eres una entidad externa que ve pasar una película por delante en la que no puedes interactuar de una manera real?
Escuchas tu voz pero no sientes que eres realmente tu quien pronuncia las palabras. Te sientes como un autómata programado para hablar, comer, dormir, trabajar, pero incapaz de sentir, muerto en vida…
Estos y otros sintomas sufren las personas diagnosticadas con DESPERSONALIZACIÓN y DESREALIZACIÓN, trastornos disociativos intimamente relacionados con situaciones extremas de estrés, ingesta de psicofármacos o conductas evitativas.

La DESPERSONALIZACIÓN y la DESREALIZACIÓN son alteraciones de la realidad producidas por dos fuentes principales.
Una esa ingesta de psicotrópicos y la otra es el resultado de unos niveles de ansiedad intensos con los que el individuo no es capaz de lidiar, no por falta de capacidad, sino por desconocimiento de herramientas útiles para hacerles frente.
Es por ello que la persona produce una escisión de la realidad (habitualmente de manera inconsciente) y se sumerge en una burbuja de protección ilusioria que hace que su vida se asemeje a un sueño (o pesadilla) del que no son capaces de despertar, haciendo así una prisión de su protección iniciaI.
Para conseguir escapar de ella es necesario que la persona esté preparada para afrontar aquello contra lo que quiso luchar en un principio, y que con el acompañamiento de un profesional capacitado ponga de nuevo los pies en el suelo.
Vivir en las nubes cuando se desea sentir el contacto del césped acaba por ser extremadamente doloroso.

 

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *